03 marzo 2007

La Vuelta a Casa

¡Hola amigos! ¿cómo ha ido la vuelta a casa? yo nada más llegar me estaban esperando en la Iglesia para dar comienzo a la eucaristía juvenil que tenemos todos los sábados. Después el centro juvenil hasta ahora que me he quedado un poco más en calma. ¡Ha pasado todo tan rápido!...como los discípulos de Emaús recordaremos cómo nos ardía el corazón en las meditaciones pasadas...o cómo a esta hora estábamos preparando la oración de la Cruz. ¡Toda la vida es una vuelta a casa, al hogar! saludos a la familia. Saludamos a David (Trinidad) y Luis (Jerez)que por problemas de salud nos dejaron...¡cuidaros! saludos a T@!

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Buenos días desde Mérida, la casa más lejana de todas las que participamos en los ejercicios espirituales. El viaje de vuelta a casa muy bien, con una gran plenitud interior que me hace sentirme inmensamente feliz. Quería dar las gracias a Leo por la riqueza del curso, por las cosas que, de manera amena y divertida, ha conseguido transmitirnos. Siento pena porque estas reflexiones tan ricas sólo han llegado a una pequeñísima parte de los que formamos los claustros de nuestras diferentes casas. Como jefe de estudios de la mía, me he propuestos intentar conseguir algo parecido a lo que hemos tenido ( aunque conseguir un ponente igual será lo más complicado), para intentar que esta riqueza interior también llegue a aquellos compañeros de vocación que por la causa que sea ( niños, pereza, desinformación, etc.) no han estado con nosotros. Me gustaría llevar unos ejercicios espirituales a la casa de puebla ( si mahoma no va a la montaña, la montaña va a mahoma), pues esta riqueza interior debe inundar el corazón de " cuantos más mejor". Todo sea por poder ofrecerle lo mejor a los chavales, que al fin y al cabo, siempre son destinatarios finales de nuestros desarrollos personales.
1 abrazo para todos los que hemos vivido esta experiencia y, por supuesto también, para Miguel Rebollo por su gran disponibilidad para que todo esté perfecto.
Sergio Rodríguez Hernández

Isabel dijo...

Hola a Todos!! Quisiera felicitar a Leo por llegar de una forma tan amena a nuestros corazones. Ha sido una experiencia inolvidable. Estamos tan metidos en el ritmo frenético de cada día que no tenemos tiempo de pararnos a pensar, a reflexionar. A mí personalmente estos ejercicios me han sido de gran ayuda. No sólo porque me han permitido hacer un parón en mi vida y descansar un poco, sino también porque me han servido para encontrarme conmigo misma,pensar y sentirme más cerca de Dios. Gracias a todos por compartir esta experiencia que esperemos se repita pronto. Un saludo a todos.
Isabel M. Viruez

Pepi Troncoso dijo...

!Hola amigos!
Siempre hay un antes y un después cuando vives una experiencia que te llena. Así han sido los ejercicios espirituales que he vivido este fin de semana en Sanlucar la Mayor. He traído comnmigo una idea clara: la necesidad de vivir mi vida desarrollando lo mejor posible mi condición de cristiana en el mundo en que me muevo , y todo ello desde una actitud amable y franca con los demás y conmigo misma. Es lo que me enriquece y me realiza como persona. Intentar amar como Jesús debe proporcionar mucha satisfacciones en nuestra vida aunque sea difícil. Ojalá me encuentre en mi camino con muchas personas como Leo que nos anima a seguir con su ejemplo, su vitalidad, su buen humor y su entusiasmo. !Graciasssss Pater!

Pepi Troncoso

Miguel dijo...

Ahora es cuando empiezan los ejercicios espirituales desde nuestras casas y en lo cotidiano. Que importante ha sido reflexionar de nuevo sobre aquel proyecto personal que en un momento cada uno de nosotros nos marcamos en nuestra vida.
Aparte de llenarme en todos los sentidos (espiritual y corporalmente) ha sido el mejor momento para reencontrarme con tantos compromisos, valores e inspiración del espíritu.
Desde aquí os quiero transmitir a todos/as la gracia que nos da el Espíritu cada día para seguir amando a Cristo vivo.
Un saludo para todos y gracias a Leonardo por su disposición y entrega.
Miguel Rebollo