28 febrero 2007

¡bienvenido a mi vida!


A veces la vida se nos hace cuesta arriba. Es una sensación muy común ante tantos problemas que se abren en nuestra vida como las ventanas del windows. En esos momentos elevamos la mirada a Dios. Pidamos la fe que nos falta y agarrémosnos a los amigos del camino.

1 comentario:

- Avi - dijo...

Comienzo hoy a leer tu blog...y la verdad...PROMETE ;)